¡Estamos a tiempo, mi pejerrey!, una campaña por el cuidado de los árboles urbanos

Se lanzó esta semana una nueva campaña de la Revolución Jigote, esta vez en su eje temático de Medio Ambiente y Salud. La campaña “¡Estamos a tiempo, mi pejerrey!” busca formar ciudadanos que valoren y cuiden el patrimonio arbóreo de la ciudad. En su alianza con la Universidad UDI y el apoyo de cinco organizaciones especializadas en la temática, la campaña dejará además nuevos bosquecitos urbanos en la ciudad, con el plantado de 5000 árboles en los barrios cruceños.

El lanzamiento se llevó a cabo en el patio central de la UDI, bajo la sombra de dos enormes bibosis.
El lanzamiento se llevó a cabo en el patio central de la UDI, bajo la sombra de dos enormes bibosis.

Santa Cruz de la Sierra está en el imaginario colectivo como una ciudad verde, y su exuberante naturaleza ha sido siempre parte de la identidad cruceña. Sin embargo, en los últimos años (y décadas) la tendencia dibuja una ciudad más bien gris: se talan árboles sin verdadera justificación, ya sea para pavimentar y construir, o por motivos absurdos, como el evitar barrer las hojas que desprenden o porque tapan la visual de algún cartel u comercio.

Existe la creencia equivocada de que el progreso implica someter y arrinconar a la naturaleza, y de que el cemento sin árboles representa el progreso. Sin embargo, las ciudades desarrolladas del mundo hace ya tiempo se dieron cuenta de que la calidad de vida está estrechamente relacionada con la cantidad de árboles y cobertura verde con que se cuente. Estas son algunas de las razones que se tienen para cuidar el patrimonio arbóreo de una ciudad, e incrementarlo:

  • Los árboles dan sombra. Y esto baja la temperatura, porque no dejan que el suelo y el aire se calienten. Nada más rico que la brisa cruceña a la sombra de un árbol grandote. Compará el calor insoportable al caminar por una avenida encementada sin árboles, con lo agradable de recorrer una avenida a la sombra de los árboles. ¡Otra cosa!
  • Los árboles limpian el aire. Además de atrapar el dióxido de carbono y regalarnos oxígeno, las copas de los árboles detienen el polvo, tan presente en nuestra ciudad y tan dañino para la salud. Son un verdadero filtro y un pulmón.
  • Los árboles ayudan a retener el agua de lluvia. Esto frena la erosión del terreno y evita las odiosas inundaciones en la ciudad. Los árboles, con su copa, hacen que la lluvia llegue de manera gradual a la tierra, dándole tiempo de absorberla. Además, con sus raíces, evitan que la tierra se compacte y pierda su capacidad de absorción.
  • Los árboles frenan el viento y los ruidos. Cada nueva tormenta en nuestra ciudad nos sorprende con vientos más fuertes. Y es que al deforestar perdemos las masas de árboles que puedan frenar los vientos. Un grupo de árboles puede disminuir la velocidad de los vientos hasta en un 50%. Algo similar pasa con los ruidos: un entorno arbolado disminuye los ruidos del tráfico, por ejemplo.
  • Por último, los árboles son hogar de pajaritos, insectos, ardillas y un montón de otras formas de vida. ¿Desde dónde creés que cantan los “cucus” en septiembre? Las aves e insectos se ocupan de reproducir el verde en la ciudad, y de mantener un equilibrio. Si eliminamos el hábitat de un animal, otros animales o insectos pueden salirse de control. Podemos resultar con una plaga de polillas, por ejemplo, si dejamos a los murciélagos sin lugar donde vivir.

Y existen aún más razones, sociales, culturales, e incluso económicas.

ESTAMOS A TIEMPO, MI PEJERREY

La campaña “Estamos a tiempo, mi pejerrey” planteada por la Revolución Jigote y la Universidad para el Desarrollo y la Innovación UDI, con el apoyo de la Cámara Forestal de Bolivia, la Sociedad Internacional de Forestales Tropicales, el CIAT, la empresa Canavalia y el Colectivo Árbol, busca que todos en conjunto, ciudadanía y autoridades, hagamos un esfuerzo sostenido por el cuidado de este verdadero capital urbano que son nuestros árboles, basado en conocimientos científicos probados y en la propia experiencia que vayamos adquiriendo como vecinos y vecinas de la ciudad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se busca en una primera etapa de la campaña que la ciudadanía conozca los principales beneficios de nuestros árboles urbanos para que los cuide y evite talarlos.

En una segunda etapa, se buscará contribuir desde la ciudadanía a mejorar los mecanismos municipales de información, control y sanción de podas y talas ilegales.

La campaña tiene un componente de comunicación con base en 6 artes ilustrados en los que se explica los principales beneficios de los árboles urbanos (un trabajo de gran calidad llevado a cabo por el artista Pablo Miño y el estudio de diseño Muñeca Inflable), pero se apoya además en un segundo componente, muy importante, que es el de la acción ciudadana:

Proyecto Pejerrey: Bosquecitos urbanos en los barrios cruceños

En su componente de acción ciudadana, la campaña “ESTAMOS A TIEMPO, MI PEJERREY” da inicio a un proceso de arborización vecinal en los barrios de la ciudad, buscando constituir verdaderos bosquecitos urbanos. Es decir que se trabajará en barrios que tengan áreas públicas sin árboles, para dotarlos de espacios densamente arborizados que les provean de los notorios beneficios ambientales y la consecuente mejora en la calidad de vida que esto implica.

Representantes de la Revolución Jigote, la Cámara Forestal de Bolivia, la Universidad UDI, la Sociedad Internacional de Forestales Tropicales, el Colectivo Árbol y la empresa Canavalia en el lanzamiento oficial de "¡Estamos a tiempo, mi pejerrey!"
Representantes de la Revolución Jigote, la Cámara Forestal de Bolivia, la Universidad UDI, la Sociedad Internacional de Forestales Tropicales, el Colectivo Árbol y la empresa Canavalia en el lanzamiento oficial de “¡Estamos a tiempo, mi pejerrey!”

El proceso de arborización vecinal es el siguiente:

  1. Los barrios interesados envían su postulación a la Revolución Jigote, a través de una carta acompañada de un plano del barrio en el que se detalle el área pública que se desea arborizar y el compromiso de los vecinos de participar activamente en el proceso y de hacerse cargo de los cuidados que implica el bosquecito para su exitoso desarrollo. La postulación puede enviarse a info@jigote.com o llevarse a las oficinas del Cedure, en la calle Postrervalle #100 en el Barrio Santa Rosita.
  2. La Revolución Jigote verifica que efectivamente el área sea pública y se encarga de tramitar los permisos municipales respectivos para que se autorice su arborización.
  3. La Revolución Jigote, acompañada de expertos botánicos y forestales de las organizaciones que apoyan la campaña, visita el barrio postulante y se reúne con los vecinos en el espacio propuesto. De esa reunión se obtiene como resultado el diseño del espacio, así como la vocación que los vecinos definan para su bosquecito (ornamental, frutal, mixto, etc), y se deciden las especies y la cantidad de ejemplares que serán necesarios.
  4. Un equipo de voluntarios de la Brigada Verde de la Universidad UDI, del Colectivo Árbol, de la Revolución Jigote y los propios vecinos del barrio, bajo la orientación de los especialistas, interviene el lugar arborizando con todas las especies acordadas. Al término de los trabajos, se repasa con los vecinos la guía de cuidados del nuevo bosquecito urbano.
  5. La Revolución Jigote coordinará visitas mensuales a cada nuevo bosquecito urbano para verificar que no se abandonen.

Como si fuera poco emocionante el apoyo de estas cinco organizaciones de expertos forestales y botánicos, la campaña ha sellado además una alianza con el concurso “Barrios Pintudos” de recuperación y cuidado del espacio público. Así, los más de cien barrios que se inscriben cada año, podrán participar de manera directa del Proyecto Pejerrey de bosquecitos urbanos.

En una segunda etapa de la campaña “ESTAMOS A TIEMPO, MI PEJERREY” se incorporarán herramientas de monitoreo ciudadano.

El éxito de esta campaña depende de las alianzas que pueda propiciar: medios de comunicación, instituciones y organizaciones vinculadas al tema, y vecinos y vecinas de los barrios; si trabajamos en conjunto podemos generar un impacto que se traduzca en un cambio de mentalidad y por lo tanto de actitud y de hábitos. ¡En bollo es más fácil!

Parte del equipo jigote celebrando el lanzamiento de la nueva campaña, frente a la valla que instaló la UDI en su campus.
Parte del equipo jigote celebrando el lanzamiento de la nueva campaña, frente a la valla que instaló la UDI en su campus.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s